Guía de Mantenimiento Periódico de Centrífugas

Limpieza, mantenimiento y desinfección de centrífugas, rotores y adaptadores

El manejo de centrífugas es un proceso seguro siempre y cuando se usen adecuadamente, no presenten daños y/o alteraciones y se les realicen tareas de mantenimiento según las recomendaciones del fabricante.

Prevenir la exposición a largo plazo a residuos como sales o químicos agresivos mediante el mantenimiento periódico puede ayudar a evitar la aparición de corrosiones, y maximizar la vida útil.

En el caso de ser necesario un servicio de certificación e inspección profesional recomendamos contactar a nuestro servicio técnico oficial: serviciotecnico@lobov.com.ar

 

Introducción

El mantenimiento de centrífugas es una herramienta diaria para asegurar que sus equipos funcionan en condiciones óptimas.

La exposición a largo plazo a productos químicos agresivos puede generar puntos de corrosión que, ignorados, formarán pequeños agujeros. Si en la superficie de rotores existen arañazos y grietas, se facilita el avance de los procesos de corrosión. Este deterioro torna inseguros los procesos de centrifugado, e incluso la destrucción de la centrífuga y su rotor.

Los químicos agresivos usados habitualmente en laboratorios, pueden dañar el equipamiento: álcalis suaves y concentrados, ácidos concentrados, soluciones con iones de mercurio, cobre y otros metales pesados, hidrocarburos clorados y soluciones salinas concentradas. También el contacto con solventes orgánicos puede tener un efecto adverso en las tapas transparentes de los contenedores herméticos a los aerosoles.

También, puede ver el video con el Seminario Web: “Better Safe than Sorry! Safety & Maintenance for Benchtop Centrifuges

<Inspección visual periódica>

Se recomienda revisar visualmente los rotores y los orificios de los rotores con una frecuencia semanal o mensual para comprobar que no hay residuos ni corrosión. Es aconsejable seguir los procedimientos de limpieza y mantenimiento periódico a continuación. Si los rotores o los contenedores están dañados deberían sustituirse para evitar posibles colisiones del rotor.

<Pasos recomendados de limpieza, mantenimiento y desinfección>

Centrífugas

En caso de contaminación por sustancias consideradas de alto riesgo (reactivos químicos agresivos o con riesgos biológicos y reactivos radiactivos), use bata de laboratorio, guantes y gafas de protección.

  1. Abra la tapa y retire los contenedores y el rotor de la centrífuga. Apague la centrífuga

>> Para centrífugas refrigeradas: deje la tapa de la centrífuga abierta y descongele el hielo en la superficie de la cámara del rotor.

>> Si su centrífuga está equipada con una bandeja de recogida de agua, vacíela y límpiela.

  1. Pase un paño húmedo por la cámara del rotor. El exterior de la centrífuga y la cámara del rotor deberían limpiarse regularmente con un paño húmedo y con detergentes neutros.

 

>> En caso de rotura de material de vidrio

Apague la centrífuga y asegúrese que el rotor se haya detenido totalmente antes de comenzar con la limpieza. Use bata de laboratorio, guantes y gafas de protección.

  1. Con la tapa abierta, recoja los fragmentos más grandes con fórceps y retire los fragmentos de cristal más pequeños con un paño húmedo que no desprenda pelusas. Nunca introduzca la mano.
  2. Absorba la sangre con una gasa o con una toalla de papel y, posteriormente, selle el material en una bolsa para riesgos biológicos para su eliminación segura.
  3. Use un paño impregnado con agentes limpiadores neutros y páselo por las partes contaminadas para su limpieza y desinfección Ej. desinfectante diluido neutro con base de alcohol o mezcla de alcohol isopropílico de 70 %. Utilice una gasa empapada o un paño que no desprenda pelusas.

>> Si es necesario, retire el rotor, la tapa del rotor, los contenedores y las tapas de los contenedores contaminados de la centrífuga para descontaminar las áreas de difícil acceso.

  1. Tras la descontaminación, el equipo debería limpiarse con agua destilada.

 

Rotores, adaptadores, contenedores y juntas de goma

Se recomienda el use bata de laboratorio, guantes y gafas de protección. Utilice soluciones de limpieza neutras (alcohol o desinfectante con base de alcohol o mezcla de alcohol isopropílico de 70 %) y un paño suave.

  1. Pase el paño con agentes limpiadores por las partes contaminadas para su limpieza y desinfección. Utilice una gasa empapada o un paño que no desprenda pelusas.
  2. En caso de derramarse algún líquido agresivo en su equipamiento, límpielo inmediatamente.

>> Si hay alguna mancha difícil, límpiela con una esponja plástica y enjuague con agua destilada.

Evite sumergir el rotor en agua, ya que el líquido podría fluir dentro de las cavidades del rotor.

  1. Seque con cuidado y por completo con un paño de limpieza suave. Dado que los cristales de sal situados en la superficie de metal corroen la superficie, recomendamos encarecidamente que limpie los rotores y los contenedores inmediatamente.
  2. Limpieza de las cavidades de los tubos del rotor o los orificios, utilice un cepillo duro para tubos de ensayo que tenga cerdas con punta no metálica.
  3. Para rotores basculantes, asegúrese de que las ranuras en las que encajan los contenedores no estén contaminadas. Colóquelos nuevamente en su posición y compruebe que los contenedores puedan bascular libremente.
  4. Tras la descontaminación, los accesorios debería limpiarse con agua destilada.
  5. Deje secar las piezas boca abajo sobre un paño seco (Fig. 4). También puede secar los rotores, los orificios de los rotores y los accesorios con toallas absorbentes.

 

Para evitar que las tapas/cubiertas herméticas a los aerosoles y las juntas se deterioren o se dañen, almacene las tapas/cubiertas separadas de los contenedores/rotores.

Si fuera necesario autoclave el rotor, las tapas del rotor y los contenedores, debería realizarse de acuerdo a las recomendaciones del fabricante. Nunca utilice radiación UV, beta, gamma ni ningún tipo de fuente de radiación de alta energía.

  No utilice
  • Acetona, detergentes cáusticos o detergentes que contengan iones clorito. Con mucha frecuencia, la corrosión se provoca al utilizar soluciones de iones clorito tales como el hipoclorito de sodio (lejía doméstica).
  • Lana de acero, cepillos de alambre, abrasivos o papel de lija, ya que estos podrían dañar el recubrimiento del rotor (recubrimiento anodizado) y, con ello, aumentar el riesgo de corrosión.
  • No recomendamos el uso de lavavajillas para rotores o tapas debido a los agentes limpiadores agresivos que se utilizan en estos equipos. Estos agentes pueden causar corrosión.

 

<Lubricación>

  1. Después de limpiar su equipo, tome una pequeña cantidad de lubricante para centrífugas con el dedo.

Glicerina, talco o grasa de Eppendorf (Nº de referencia 5810 350.050)

  1. Lubrique las ranuras de los contenedores, los ejes de los rotores basculantes y las juntas de goma (Fig. 5).
  2. Compruebe si las juntas de las tapas/cubiertas herméticas a aerosoles necesitan sustituirse. La hermeticidad a aerosoles está garantizada solo cuando las juntas no están dañadas.
  3. Lubrique las roscas de los rotores de ángulo fijo después de la limpieza y del autoclavado.
  4. Encerar ligeramente la superficie del rotor también puede alargar la vida útil de la superficie anodizada. Para el proceso de encerado, utilice un paño suave.

 

† Productos químicos de desinfección

Los detergentes y los desinfectantes solo se recomiendan en función de su compatibilidad con los robustos materiales de las centrífugas de Eppendorf

Consúltenos por los reactivos desinfectantes adecuados.

Fuente: WHITE PAPER N.° 14 I Abril 2013 – Samira Schroeder, Eppendorf AG, Hamburgo, Alemania

Descargue la guía completa aqui

Vea el Seminario Web: Better Safe than Sorry! Safety & Maintenance for Benchtop Centrifuges

Consúltenos

Los comentarios están cerrados.